domingo, 15 de mayo de 2016

*ALERTAS PARA UNA CIVILIZACIÓN QUE AGONIZA (PARTE2ª)*

Me quedaban las dos últimas alertas de las cinco que he seleccionado. En la PARTE1ª  ya están la introducción,  los tres primeras alertas y los correspondientes comentarios, podéis verlos en:  
http://lavidadesdemimontura.blogspot.com.es/2016/05/alertas-para-una-civilizacion-que.html#more


Ahora, en esta PARTE2ª,  con las dos alertas que faltan por publicar y los correspondientes comentarios añadiré unas conclusiones. 

** LOS DOS MENSAJES DE AVISO QUE FALTABAN:

4º- Nos llegó un nuevo mensajero pero, si bien con estilo diferente, como cada uno de sus predecesores nos viene a decir cosas análogas. He aquí una muestra de lo que comunicó, al inicio de su pontificado,  ante miles de personas y representantes de muchísimos países, católicos o no:

 “……………La vocación de custodiar no sólo nos atañe a nosotros, los cristianos, sino que tiene una dimensión que antecede y que es simplemente humana, corresponde a todos………………….es tener respeto por todas las criaturas de Dios y por el entorno en el que vivimos. Es custodiar a la gente, el preocuparse por todos, por cada uno, con amor, especialmente por los niños, los ancianos, quienes son más frágiles y que a menudo se quedan en la periferia de nuestro corazón. Es preocuparse uno del otro en la familia: los cónyuges se guardan recíprocamente y luego, como padres, cuidan de los hijos, y con el tiempo, también los hijos se convertirán en cuidadores de sus padres……….

…….Quisiera pedir, por favor, a todos los que ocupan puestos de responsabilidad en el ámbito económico, político o social, a todos los hombres y mujeres de buena voluntad: seamos «custodios» de la creación, del designio de Dios inscrito en la naturaleza, guardianes del otro, del medio ambiente; no dejemos que los signos de destrucción y de muerte acompañen el camino de este mundo nuestro.” (Homilía del Papa Francisco en la Misa de inicio de su pontificado el 19 de marzo de 2013).

Nosotros tal vez, en esta ocasión como en las anteriores, andemos distraídos con nuestras cosas o en lo que nos presentan gran parte de los medios de comunicación que, intencionadamente o no, resaltan lo anecdótico, hablan de que es aficionado de tal equipo de fútbol, que no usa los famosos zapatos rojos, que va en autobús con los cardenales, etc. etc. cosas curiosas que gustan a un mundo de farándula y que ni siquiera quiere aprovechar esas anécdotas para reflexionar sobre el mensaje que pueden aportar a la vida.

5º- Hace pocos días ha vuelto el Papa Francisco a lanzarnos otro intento para despertarnos. Importante, como siempre, su discurso al recibir el premio Carlomagno, que sirve para distinguir a la personalidad que mejor impulsara los valores humanos de libertad y paz en el marco del esfuerzo de unificación e Europa. Transcribo a continuación  el último de sus párrafos.

"Sueño una Europa  joven, capaz de ser todavía madre: una madre que tenga vida, porque respeta la vida y ofrece la esperanza de vida. Sueño una Europa que se hace cargo del niño, que como un hermano socorre al pobre y a los que vienen en busca de acogida, porque ya no tienen nada y piden refugio. Sueño una Europa que escucha y valora a los enfermos y a los ancianos, para que no sean reducidos a objetos improductivos de descarte. Sueño una Europa, donde ser emigrante no sea un delito, sino una invitación a un mayor compromiso con la dignidad de todo ser humano. Sueño una Europa donde los jóvenes respiren el aire limpio de la honestidad, amen la belleza de la cultura y de una vida sencilla, no contaminada por las infinitas necesidades del consumismo; donde casarse y tener hijos sea una responsabilidad y una alegría, y no un problema debido a la falta de un trabajo suficientemente estable. Sueño una Europa de las familias, con políticas realmente eficaces, centradas en los rostros más que en los números, en el nacimiento de hijos más que en el aumento de los bienes. Sueño una Europa que promueva y proteja los derechos de cada uno, sin olvidar los deberes para con todos. Sueño una Europa de la cual no se pueda decir que su compromiso por los derechos humanos ha sido su última utopía”. (Discurso del Papa Francisco al recibir el Premio Carlomagno el 6 de mayo de 2016).

Qué vamos hacer ahora, tal vez lo de siempre, seguir con nuestros rollos y enredos sin dar respuesta  a las preguntas que nos lanza en ese mismo discurso:

“¿Qué te ha sucedido Europa humanista, defensora de los derechos humanos, de la democracia y de la libertad? ¿Qué te ha pasado Europa, tierra de poetas, filósofos, artistas, músicos, escritores?¿Qué te ha ocurrido Europa, madre de pueblos y naciones, madre de grandes hombres y mujeres que fueron capaces de defender y dar la vida por la dignidad de sus hermanos? 

** CONCLUSIONES:

He traído el relato, resumido en dos artículos,  de esos cinco mensajes entre otros muchos, incluso anteriores en el tiempo, para que podamos reflexionar si es posible que desde hace años estemos andando por caminos equivocados.

La Historia nos relata cómo han ido surgiendo y desapareciendo diferentes civilizaciones. ¿Quiero decir con esto que estamos en peligro de extinción? Sigo sin ser profeta para saber esto pero el horizonte que deduzco, con los datos que me facilita el ambiente que nos rodea, no me gusta.
Pienso que lo importante no es andar especulando sobre el futuro sino saber poner los cimientos para que sea bueno  poniendo en marcha una regeneración desde el presente.

Los que no tenemos responsabilidades de gobierno o similares podemos pensar que nosotros no tenemos posibilidad de cambiar el mundo. Es cierto, pero si podemos cambiar nosotros y con nuestra actitud y, sobre todo, con nuestro ejemplo podemos influir en nuestro ambiente.
Una persona sola poco es, pero si muchas de esas personas normales y corrientes reaccionamos, cumplimos y exigimos, podemos contribuir a crear una cultura que tenga sus fundamentos en una serie de valores que nunca debimos dejar de tener como referencia.

Termino invitándoos a tomar postura y, en lugar de contemplar o lamentarnos de cómo van las cosas, trabajemos para cambiarlas. El primer trabajo será el cambiarnos a nosotros mismos, que no es fácil pero es el mejor punto de partida.

Alejandro González

LA DOCUMENTACIÓN CITADA SE PUEDE LEER COMPLETA AQUÍ: 

Pienso que merece la pena dedicar una temporada para ir leyendo, un poco cada día, esta documentación. Enseñan más que otras muchas cosas que otros intentan que nos traguemos. Con ponerlo aquí he cumplido, ahora es cuestión de lo que cada uno quiera hacer.         

4 º- Homilía del Santo Papa Francisco en la Misa de inicio de su pontificado,


5º- Discurso del Papa Francisco al recibir el Premio Carlomagno,

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí: