martes, 18 de julio de 2017

*MATRIMONIO Y FAMILIA INMERSOS EN FUERTE MAREJADA*

El matrimonio y la familia, hoy día,  se asemejan a una barca azotada por el viento y las olas. No es algo nuevo en la historia humana pero ahora la virulencia del ataque y la desproporción de fuerzas son realmente colosales pero, si la ayudamos acabará arribando a buen puerto.

El tremendo oleaje ideológico materialista y relativista que agita el mundo no sólo afecta a nuestras familias sino que, en no pocos casos, la tiene como objetivo. Se está sembrando una gran confusión en la utilización de las palabras y expresiones, lo que no ayuda a una concepción correcta de las ideas y, lo que es peor, llevan el error a las personas............................
La más grave crisis que padecemos no es la económica, por mala que sea, sino la falta de verdad. Las apreturas del bolsillo o la cartera la notamos día a día y por las diversas instancias se intentan solucionar, entre otras cosas porque está en litigio el poder político. La crisis de valores y virtudes es más sutil, de momento aprieta menos, además a una gran mayoría no le preocupa gran cosa pues bastante tiene con salir adelante cada jornada y cada mes, viven con menos inquietudes o es más fácil adormecerlos. Por eso es peligrosa ya que cuando quieres darte cuenta la manera de pensar ha sido cambiada en beneficio de intereses de todo tipo.

Nada de esto ha surgido por casualidad. Existen planes perfectamente organizados y apoyados para servir a las ideologías que se mueven por ambiciones económicas o de poder. Esto no es nuevo como se demuestra lo que hace cien años escribía Engels:
“La familia conyugal dejará de constituir la unidad económica de la sociedad, la economía privada doméstica se transformará en una industria social. El mantenimiento y la educación de los hijos se convierten en asunto público, la sociedad se hace cargo por igual de todos los niños, sean legítimos o naturales; con ello desaparecerá la preocupación por las consecuencias…….motivo suficiente para que se instaure poco a poco una mayor libertad en las relaciones sexuales……. Entonces no habrá otro motivo más que la inclinación recíproca. Dónde ésta cese o venga suplantada por otra inclinación, inmediatamente el divorcio resuelve esta dificultad ahorrando a las personas enfrentarse en el inútil fango de un proceso”.

Es verdad que este pensador, uno de los padres del materialismo ya no existe, pero muchas de las personas que hoy rigen nuestros destinos se han formado en su corriente filosófica. Después de leerlo no tengo más remedio que discrepar, por una vez, con nuestro ya conocido CHESTERTON cuando decía: “Quienes hablan contra la familia no saben lo que hacen, porque no saben lo que deshacen”.

¡Claro que saben lo que deshacen, mi admirado inglés! Y lo quieren deshacer para dominar la sociedad, actuando fundamentalmente sobre los hijos que son el futuro de ella y que, en muchos aspectos sobre todo morales, son los más indefensos por estar en fase de formación. La fuerte marejada en que estamos inmersos puede derivar en galerna.

¿Ante esto podemos permanecer inactivos? Ha llegado el momento de optar por uno de los tres tipos en que alguien clasificó a las personas:
1º- Las que observan la marcha del mundo.
2º- Las que se lamentan de la marcha del mundo.
3º- Las que actúan para cambiar el mundo.

En uso de nuestra libertad, pero también bajo nuestra responsabilidad, debemos elegir postura. Sobre el “cuándo empezar” digamos que es urgente, el “dónde hacerlo” sería, lógicamente, en nuestro ámbito de alcance familiar, social, de trabajo, es decir en el ambiente que tengo a mi alcance, y el “cómo llevarlo a cabo” lo tiene que pensar cada uno aunque en próximas entregas prometo algunas ideas.

Alejandro

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario aquí: