sábado, 14 de julio de 2018

*FORMAR LA CONCIENCIA*

Habíamos iniciado con el artículo anterior un camino para tratar sobre la familia cristiana intentando satisfacer las peticiones de algunos lectores y que continuaremos con un tema importante, aunque hoy poco de moda para muchos, la conciencia.

Esa luz o vocecita que nos avisa, sin que se lo pidamos, de lo que está bien o mal ha sido puesta en nuestro interior de una forma natural y, aunque a veces nos moleste, sigue ahí. 


Para definirla no se me ocurre mejor idea, pensando en las creencias de aquéllos a quienes me dirijo, que acudir a lo que dice Iglesia en su Catecismo: 

“En lo más profundo de su conciencia el hombre descubre una ley que él no se da a sí mismo, sino que debe obedecer y cuya voz resuena, cuando es necesario, en los oídos de su corazón, llamándole siempre a amar y hacer el bien y evitar el mal…………..”.

Unas veces el ambiente y otras nuestros propios defectos y pasiones hace que la luz no sea nítida o  no escuchemos la voz con el tono debido e, incluso, se adormezca demasiado si no le prestamos la atención debida durante un largo periodo.

El ser humano puede llegar al conocimiento de la verdad de las cosas pero por sus limitaciones necesita ayuda. Es más, para buscarla, tiene el derecho a recibir esa ayuda. La dificultad radica en saber encontrar el camino educativo mejor para alcanzarla.

Esta es la gran tarea que en la familia corresponde a los padres en relación con sus hijos. Deben ir formándoles desde muy pronto para que vayan construyendo el edificio de su personalidad sobre unos sólidos cimientos morales. 

El sentido de la responsabilidad les debe llevar, a esos padres, a preocuparse de la propia formación que, si es necesaria cultivar para cualquier persona, en su caso tiene mayor importancia por la transcendencia para el futuro de los niños, jóvenes e, incluso, adultos que van a depender de sus consejos.

La ayuda, que debe respetar su libertad, servirá para formarlos debidamente o, más a delante, sacarlos de la ignorancia que pudieran tener en algunos temas, dándoles la formación necesaria para elegir el bien.

No consiste la información en imponer normas ni condicionar sus entendimientos y voluntades. Hay que procurar abrirles caminos hacia la realidad, darles seguridad, ayudarles para que sepan, con raciocinio y madurez ponderar las cosas. 

Una formación adquirida con estos parámetros servirá como cimiento de la libertad y, dentro de ella, la formación religiosa es el fundamento que les servirá para no apartarse del camino correcto o, si se desvían, pueda rectificar y enderezar su rumbo.

Dios y sus planes son asunto exterior al hombre por lo que éste tiene que descubrirlos para adaptar los suyos, siendo la conciencia el instrumento que posee para poder hacerlo o darse cuenta del error cometido y emprender el camino de la rectificación.

Podemos considerar a la conciencia como el intérprete del valor moral de una norma superior a nosotros que se alberga en nuestro interior y se rige por determinados principios normativos.

De todo lo expuesto se puede deducir la transcendencia de la formación de la conciencia que requiere dos condiciones fundamentales para que se lleve a buen término: Querer formarse y responsabilidad para llevarla a cabo.

Desde el punto de vista de los padres es fundamental que ayuden a los hijos a conocerse, colaborar a que la fe se incruste en sus vidas, así como facilitarles asesoramiento y medios de formación.

La catequesis, palabra con la que se ha definido la formación religiosa, dura toda la vida pero es fundamental en la parte inicial de la formación de los hijos, pues en esos primeros años estamos construyendo los fundamentos de su personalidad.

El tema, me parece, que requiere un artículo más, así que en el próximo intentaré aclarar otros aspectos, principalmente en lo relativo a esa confusión que el relativismo imperante lleva a muchas personas.

Termino con esos dos consejos de siempre:
1º- Hay que tener en cuenta que cada hijo es diferente no sólo en edad sino, también, en carácter y personalidad. La formación debe ser adecuada a esos parámetros.
2º- Es bueno hablar con cada hijo, por supuesto, pero no olvidemos que el mejor predicador es fray ejemplo.

Alejandro

NOTAS:
- Considero que en cada hogar católico debe estar , para lectura, estudio y consulta el Catecismo de la Iglesia, de venta en cualquier librería religiosa.

- Estas páginas web, de segura doctrina, tampoco deben faltar entre vuestros favoritos para tener acceso a una doctrina segura:

* EL CATECISMO:
http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/index_sp.html
 

* LO QUE DICE EL PAPA: 
http://w2.vatican.va/content/vatican/es.html


* LA CONFERENCIA EPISCOPAL ESPAÑOLA:
 http://www.conferenciaepiscopal.es/

martes, 10 de julio de 2018

*¿TIENE DIOS UN SITIO EN LA FAMILIA?*

En el tiempo que llevo escribiendo sobre el matrimonio, la familia y los hijos he tratado algunas veces sobre la educación y práctica de la fe religiosa en la familia


Algunos de mis amigos, que tienen este tema como prioritario, me suelen decir que debería hablar más del asunto. Quizás ha llegado el momento de complacerles con algunos artículos para volver posteriormente a mi estilo habitual. 

 Me atrevo a decir que las ideas que expongo pueden valer para padres con otras creencias, incluso, debidamente transformadas y aplicadas valdrían para que otros, no creyentes, utilizaran la técnica expuesta para formar éticamente a sus hijos.

Vamos, como si os dijera “entrad todos que lo que doy seguro que os vale”. Por lo menos eso pretendo.

viernes, 6 de julio de 2018

*EFICACIA DE LA FAMILIA*

La familia es el primer ambiente donde se inicia la educación de la persona, pues en ella se reciben los primeros ejemplos.

Es en ese pequeño grupo, fundamentado en el amor y en el que la persona es querida por lo que es, donde la atención es fundamentalmente amorosa y personalizada. 

La familia al favorecer el crecimiento del ser humano y que alcance su madurez, facilita la construcción de una sociedad más libre y responsable.

En un mundo altamente tecnificado, dominado por lo liberal y lo colectivista, es la familia el refugio donde se puede aprender a vivir lo natural. 

Además ese ya citado fundamento en el amor y el servicio puede ayudar a mejorar la sociedad, corrigiendo los deseos de dominio de unos hombres sobre otros.

martes, 3 de julio de 2018

*LA MILICIA MI OTRA FAMILIA*

Entre la primera foto (cadete en la Academia General Militar) y
 la tercera (coronel en el día de mi despedida del servicio activo)
está la del Estandarte del Regimiento de Caballería Farnesio,
el más antiguo del mundo, 

ante el que  presté juramento como soldado siendo un adolescente.

Permitidme un artículo sobre un tema personal en este año en que se cumple el 50  aniversario de mi ingreso en la Academia General Militar de Zaragoza.

Además, dentro de unos días, el 6 de julio, que para muchas personas será una fecha como otra cualquiera, para mí no pues en ese día del año 2011 terminaba mi vida activa profesional. 

Al mismo tiempo mi faceta en ayuda y defensa de la familia, así como otros trabajos altruistas que se presentaron, cobraron un mayor protagonismo en mi quehacer diario pues hasta ahora sólo fueron aficiones del tiempo libre.

miércoles, 27 de junio de 2018

*REBELDÍA FAMILIAR*

Cuando hayas leído el título tal vez lo asociaste con la adolescencia o la juventud. Es lógico pues todos sabemos que en esas etapas se presentan los brotes rebeldes de una personalidad en desarrollo. Pero no van por ese camino mis explicaciones de hoy.

Quiero referirme en este escrito a una rebeldía de la familia en su conjunto, como tal, cuando no se ve tratada como merece por ser la célula fundamental de la sociedad. Pienso que nuestro mundo, me refiero no sólo a España sino también a todo el planeta, no se da a la familia la protección, protagonismo y demás consideraciones que merece.

lunes, 25 de junio de 2018

*LA FORTALEZA COMO CORAZA ANTE EL DOLOR Y LAS DIFICULTADES*

La vida, lo sabemos por experiencia, es un camino donde surgen dificultades, problemas, enfermedades e incluso, tarde o temprano, llega la señora de la guadaña, vamos que nadie se queda aquí para siempre y, en algunos casos, hay quien se va antes de lo previsto.

Ya sé que, en los tiempos que corren, hablar de esto no está de moda pero a quién queremos engañar disimulando como si todo fuera un camino de rosas. 

Haced lo que queráis pero a los hijos hay que prepararlos para todo, incluso para estas realidades.

martes, 19 de junio de 2018

*EDUCACIÓN PARA EL AMOR*

El tema de la sexualidad aparece  en el ambiente  de la formación con mayor o menor intensidad. Nunca se va del todo pero se pone más de moda en ciertos momentos en función de “movidas” motivadas por embarazos de adolescentes, que derivan o no en abortos, de intereses ideológicos y económicos u otras causas.

Como padres no podemos ni debemos obviarlo en la educación nuestros hijos pues es una realidad de ser humano pero también hay que situarlo en el lugar que debe ocupar en la vida. 

Es un tema que está ahí pero otras cosas, muchas cosas, son importantes, incluso más, como la familia, el trabajo, "la entrega a los demás y a un verdadero amor". Para esto último hay que preparar a los hijos y el amor incluye el sexo pero no sólo es eso. Este es el motivo que da origen al título de este artículo.